Siempre dispuestos

“Conoce a tu enemigo y conócete a tí mismo, y saldrás triunfador en mil batallas” Sun Tzu. El arte de la guerra.

Preparados y dispuestos

Mientras permanecemos en la situación de disponibilidad. Debemos estar mental y físicamente activos. Como decía aquella frase de Benjamin Disraeli: “I am prepared for the worst, but hope for the best”. Espera lo mejor, prepararse para lo peor.

Y las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas nos señala:

Artículo 25.  Formación.
Mantendrá una sólida formación moral, intelectual, humanística y técnica, un elevado conocimiento de su profesión y una adecuada preparación física, que le capaciten para contribuir a la eficacia de las Fuerzas Armadas y faciliten su adaptación a la evolución propia de la sociedad y del entorno internacional, así como a la innovación en medios y procedimientos.

Artículo 26.  Competencia profesional.
Se preparará para alcanzar el más alto nivel de competencia profesional, especialmente en los ámbitos operativo, técnico y de gestión de recursos, y para desarrollar su capacidad de adaptarse a diferentes misiones y escenarios.

Ante la falta de activaciones no debemos olvidar nuestra preparación y disposición. Es preciso recordar unos principios básicos para nuestra carrera militar y el bien de la institución a la que servimos.

1.- MANTENDRÁS EL CONTACTO CON TU UNIDAD. Asistiendo a actos sociales, visitándola si te es posible, y en todo caso haciendo uso de las nuevas tecnologías. Demostrarás que tu interés no es fugaz ni circunstancial.

2.- TE FORMARÁS. Reforzando tus conocimientos, recordando en todo momento que un personal bien formado es una de las claves de la guerra moderna. No invocarás la falta de tiempo ni tu lugar de residencia como excusa, puesto que existe una amplia oferta formativa a distancia.

3.- TE MANTENDRÁS EN FORMA. Haciendo deporte regularmente, evitando que una pobre condición física pueda ser un obstáculo para tu despliegue en climas duros.


See on Tackk.com

4.- PRACTICARÁS EL INGLES. Idioma imprescindible para un militar, tanto a nivel operativo como de formación. Evitarás confundir el estudio con la práctica, y aprovecharás las múltiples oportunidades de vivir el idioma gratis (DVDs, Internet ...). Cuando ya lo domines aprenderás otro idioma.

5.- TENDRÁS CUIDADO DE TU UNIFORME. Asegurándote que se encuentra limpio y en buen estado, y dotado de todas las insignias y distintivos reglamentarios.

6.- TE INSCRIBIRÁS EN UNA ASOCIACIÓN DE RESERVISTAS. Al objeto de estar informado de todo cuanto te concierne y contribuir a impulsar el estatus de la reserva voluntaria.

7.- SEGUIRÁS CON ATENCIÓN TODO CUANTO ACONTEZCA EN LAS ZONAS DE OPERACIONES DE NUESTRAS TROPAS. Recordando que es tu deber estar preparado para un posible despliegue en cualquiera de ellas.

8.- CONSERVARÁS EL CONTACTO CON TUS COMPAÑEROS DE PROMOCIÓN. Haciendo uso de tecnologías como el correo electrónico, y reforzando la necesaria cohesión con tus compañeros más allegados.

9.- ACTUARÁS EN TODO MOMENTO TENIENDO EN CUENTA TU CONDICIÓN DE MILITAR. Con independencia de si estás o no activado, puesto que a ojos de la sociedad a la que sirves ello es irrelevante.

Alexandre Calvo Cristina
Alférez del ET
Profesor de relaciones internacionales, European University.

No hay comentarios:

Publicar un comentario